Actividades

 

Siembra de individuos nativos

Desde 2013, se han sembrado más de 12.000 árboles nativos de especies tales como, gualanday, ocobo rosado, guayacán, ceiba, marañón, caruto, moriche, algarrobo, aceites, flor amarillo, flor morado, entre otros.

En los próximos años esperamos sembrar una importante cantidad de árboles como parte de la rehabilitación ecológica de la región.

Aunque en el predio no se presentan procesos erosivos, la protección de las coberturas vegetales favorece el suelo y minimiza los riesgos de eventos erosivos.

Liberaciones

Se han realizado más de 25 liberaciones de animales silvestres decomisados y recuperados por la Policía Ambiental, rehabilitados por el Bioparque Los Ocarros, el DAGMA y las Secretarías Distritales de Ambiente y liberados por Cormacarena.

Fototrampeo

Desde 2015, implementamos el fototrampeo como una actividad de monitoreo para tener registro de las especies que habitan la reserva reflejando las condiciones de liberación y pos liberación. En esta actividad hemos logrado captar la presencia de algunas especies muy importantes como el oso hormiguero, la danta, el puma, el ocelote y el ocarro, entre otros.

Señalización y concientización

Una labor importante es delimitar la reserva y educar a los visitantes y vecinos sobre el comportamiento adecuado que deben tener al ingresar a la reserva natural.

Defensa y protección de las fuentes de agua

Uno de las tareas más importantes realizadas ha sido el cuidado y protección de las fuentes de agua existentes pues estas garantizan espacios de alimentación, reproducción y conservación de la fauna y la flora.

A través de vigilancia, limpieza y mantenimiento de los cauces y riveras se logra un correcto equilibrio del ecosistema y una correcta cantidad y calidad del agua. Esta tarea va estrechamente ligada a la siembra y reforestación en la reserva.

En la Reserva se encuentra el río Yucao, importante afluente del río Meta. Dentro del predio se han identificado adicionalmente 4 nacimientos de agua, que vierten sus aguas a este rio y cuenta con el caño Conuco, el caño Barbasco y el caño Alcornoco.

Estudios

Gracias a la gran cantidad de material biológico, animal, orgánico se han podido realizar estudios por parte de fundaciones, corporaciones y universidades para documentar información sobre el hábitat del llano colombiano.

De la mano de la Fundación Omacha, de Cormacarena y la Corporación Kotsala se han realizado investigaciones sobre armadillos, osos hormigueros y ahora se está trabajando para aprender sobre los hábitos, la población y las migraciones de la Danta y el Puma.

Igualmente los encargados de la Reserva están en permanente capacitación para identificar y proteger las especies existentes.